ACERCA DE NOSOTROS




El Nuevo Gráfico es uno de los semanarios más antiguos de México, con 59 años que nos respaldan, buscamos formar opinión pública.

Somos un medio de comunicación que busca fomentar la libertad de expresión a través de la publicación de artículos de opinión. 


A nuestros amigos y a quienes se dicen nuestros enemigos:

Después de 59 años y una que otra correteada por ex gobernadores olvidados (porque ellos se van, nosotros nos quedamos, de hecho seguimos aquí, ellos ya no), uno a veces siente que ya no hay nada que escribir; pero a veces, de vez en cuando, dentro de las líneas de este semanario se nos ocurre hacer crítica y defender a la gente más pobre, si, a esos ciudadanos que el gobierno olvida porque quizás nuestros políticos tienen cosas más importantes en que pensar; como por ejemplo, en como comprar tarjetas del ahorro para que la gente vote por XXX partido político o, que color de corbata usar para determinado mitin en donde estará presente el jefe.

En efecto, aunque exista indiferencia por parte del sistema gubernamental, ya que dicen que los críticos somos seres amargados que sólo buscamos ingresar a la nomina, a nosotros no nos importa, porque en realidad "seguimos siendo amigos de todos". Aquí estamos para después de tanto tiempo ser el único semanario que con ironía y respeto desenmascara a la clase política, un medio de comunicación que es la voz de los olvidados.

Con grandes escritores, poetas, artistas, con virtudes, defectos y errores ortográficos, El Nuevo Gráfico, no se vende, no se agacha, no se compra, porque de que sirve la buena ortografía si los medios de paga con sus grandes presupuestos no pueden decir nada. Nos han querido dividir con política barata, esa que el gobernante en turno se inventa, pero después de tanto tiempo en el medio ya no la sabemos. Los políticos van y vienen, mientras los ideales permanecen, ustedes estimados lectores nos mantienen vivos.

Nosotros escogimos ser sencillos, pero sobre todo tener credibilidad, quizás a muchos sínicos del poder no les gusten nuestras formas, pero que son las formas cuando los políticos nunca ven los fondos. No somos una telenovela más del canal de las estrellas y por eso vivimos en un mundo a donde el gobierno no nos reconoce nada, pero aún así no nos vencemos, quizás algunas personas marginadas por la pobreza valoren algún día lo que decimos en las líneas de este antiguo, pero nuevo semanario.

¿Como comenzó todo? 

El Nuevo Gráfico, es un semanario cultural fundado por Don Julio José Gálvez Méndez, el 16 de enero de 1958. Nuestro fundador llego a México procedente de Guatemala juntó con Ernesto Guevara de la Serna, “el Che Guevara”, después del golpe de estado ocurrido en aquel país. 

En su llegada a México, nuestro fundador se desempeñó como actor de cine, constructor de lámparas, poeta, torero, escritor y fotógrafo del diario Excélsior, disputándose con el mismo “Che Guevara”, las esquinas de Bucareli para fotografiar al político en turno. 

Al ser oyente de diversas cátedras de filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México, Don Julio José Gálvez Méndez, fue participe de diversos debates en donde se discutieron las bases ideológicas de la Revolución Cubana. 

Nuestro fundador, vivió en la casa de Jorge Negrete y con su poesía le robo decenas de suspiros a varias actrices del cine de oro mexicano, hasta se dio el lujo de enamorar a una que otra...

Pero justo cuando Ernesto Guevara, Fidel Castro, Raúl Castro y otros luchadores sociales, decidieron partir a Cuba en busca de la libertad de ese país, nuestro fundador enamorado de México y de Doña Consuelo Rodríguez de Gálvez, decidió emprender una nueva aventura al mudarse al Estado de Hidalgo, para fundar “El Nuevo Gráfico”, el único medio de comunicación que vive en el olvido.

Debemos decir que varios ex gobernadores persiguieron a nuestro fundador por defender a los más pobres, de hecho uno en especial lo encarcelo injustamente y ahora, este gran político ya fue olvidado por el pueblo. 

Hoy en día, el ejemplo de Don Julio José Gálvez Mendez, continua viviendo en las lineas de este semanario, El Nuevo Gráfico, no se vende, no se agacha, no se compra, no claudica.